Jadeíta

Categoría Inosilicatos
Densidad 3,3 – 3,5 g/cm3
Rareza Rarísimo
Sistema cristalino Monoclínico
Fórmula química Na(Al,Fe3+)Si2O6

Jadeíta

La jadeíta es un mineral tremendamente duradero y versátil. A lo largo de más de 5000 años se ha utilizado de diversas formas, tanto para herramientas como para hacer esculturas, joyas y piedras preciosas.

En un origen su uso exclusivo era para fabricar las cabezas de las hachas o para herramientas, pero debido a su llamativo color y la posibilidad de pulirse se empezó a utilizar más por su aspecto que por su dureza.

Se comenzaron a fabricar talismanes y objetos ornamentales, aunque hay que destacar que no todas las jadeítas sirven para este propósito. La podemos encontrar en la naturaleza con una amplia gama de colores, como el amarillo, el negro, el gris o el verde.

Jadeíta vs nefrita

Originalmente tanto la jadeíta como la nefrita se consideraban el mismo mineral, pero en 1863 se descubrió a manos de Alexis Damour que se trataba de dos minerales diferentes.

El origen de la confusión es que ambos pertenecen a lo que se denomina como jade, que es una roca ornamental y cuyo término engloba tanto a la jadeíta como a la nefrita.

Puesto que ambos materiales son muy similares, es normal que se emplee el término “jade” para referirse a ellos cuando no hay certeza de cuál de los dos se trata.

Para apreciar en detalle la diferenicia entre ambos minerales vamos a comparar sus propiedades físicas:

Jadeíta Nefrita
Categoría Inosilicatos Inosilicatos
Grupo Piroxeno Anfíbol
Densidad 3,3 – 3,5 g/cm3 3,1 g/cm3
Sistema cristalino Monoclínico Monoclínico
Dureza de Mohs 6 a 7 5 a 6
Transparencia Translúcido, raramente semitransparente Translúcido, raramente semitransparente

El jade ha sido utilizado por artesanos chinos durante siglos. Utilizaban esta roca para fabricar vistosas piezas artesanales de tonalidades verdosas.

Lo sorprendente es que estos artesanos fueron capaces de diferenciar entre la jadeíta y la nefrita, ya que pagaban más dinero por las piezas fabricadas en jadeíta. No obstante no eran conscientes de las diferentes propiedades físicas, ya que no tenían el equipo necesario para analizar ambos materiales.

En raras ocasiones fueron capaces de encontrar jadeítas de grano fino con intensa translucidez. Tenía u color verde uniforme y se le consideraba como una piedra de calidad superior.

Para diferenciar estar características se le bautizó bajo el nombre de “jade imperial” y se reservaba en exclusiva para el Emperador. En la actualidad ya está disponible para todo el público, solo tiene un pequeño inconveniente: puede llegar a ser más caro que un diamante.

Tratamientos y tipos

Debido al amplio periodo histórico en el que se ha utilizado el jade para realizar diversos objetos han surgido varios tratamientos con los que conseguir mejorar su apariencia. Con el objetivo de aumentar el brillo o potenciar el color se pueden diferenciar 3 tipos de tratamientos diferentes.

  • Jadeíta tipo A: se aplica una capa de cera en su superficie. Para ello se hierve en gua el objeto final construido con jadeíta para limpiarlo y luego se sumerge en cera fundida. Con esto se consigue rellenar las irregularidades, obteniendo un acabado liso y brillante sin alterar el material.
  • Jadeíta tipo B: este proceso es más agresivo. Se sumerge la piedra en ácido clorhídrico para eliminar las manchas de oxidación. Después, se le aplica una capa de cera o resina. El resultado obtenido es una pieza más clara, suave y brillante, pero que se deteriora a los pocos años. Se debe indicar si la pieza ha sito tratada con este método.
  • Jadeíta tipo C: es similar al tipo B pero se le añade un tinte para potenciar el color. Este tinte puede verse dañado al exponerse la pieza al calor o la luz, por lo que también se debe indicar si se ha seguido este método.

Formación geológica

El ambiente de formación de la jadeíta se produce al tener lugar procesos de deshidratación durante el metamorfismo en rocas ultramáficas serpentizadas.

La principal diferencia entre la jadeíta y la nefrita es que la primera se produce en rocas a mayor presión. Los cambios de presión durante el proceso de formación establece depósitos diferenciados de jadeíta y nefrita.

Los depósitos más importantes donde se pueden encontrar este mineral están en California, Myanmar (Birmania), Nueva Zelanda y Guatemala. Además se puede obtener, aunque en menor concentración, en Kazajistán, Rusia, Columbia Británica, Alaska y Turkestán.

Categorías Minerales

Deja un comentario